Encuesta – La Disculpa de Eliodoro


Día de polémicas y reacciones varias a la entrevista de Eliodoro Matte en El Mercurio del domingo, ofreciendo disculpas y reconociendo diez años de colusión en el mercado del papel tissue. ¿Qué opina usted?

Apología de la Disculpa


Toshiba-chief-executive-We-apologise-from-our-hearts-BBC-News

No será el primero, ni será el último. Pedir disculpas públicas cuando se ha obrado mal, cuando se es sorprendido in-nfraganti, cuando la evidencia es tan contundente, cuando ya no queda nada más que hacer.

El poder de la disculpa es innegable. Si es una acto honesto, de corazón, empático, puede ayudar a que el barco no se hunda o incluso salga a flote. Un ejemplo emblemático, y siempre usado por expertos, es el de John Kennedy, que tras pedir disculpas en cadena nacional por el desastre de la invasión de Bahía de Cochinos vio cómo su aprobación en las encuestas subió. En las culturas orientales, como la japonesa, la disculpa pública es una acto de profunda significancia, ya que es asumir públicamente una humillación y el deshonor. La imagen de los ejecutivos de Toshiba pidiendo disculpas (y que ilustra este artículo) luego de reconocer maquillajes contables por 1.600 millones de dólares, es una foto icónica.

La entrevista en El Mercurio de Eliodoro Matte, publicada hoy es una jugada pensada a la perfección. Incluso da la sensación de una calibración al extremo, con un gesto piadoso (con las manos unidas en oración) pidiendo disculpas a todo el mundo. Toooooodo el mundo, políticos, empresarios, consumidores, analistas, reguladores en Chile y el extranjero, diáconos, sacerdotes, obispos y en ciudadanos todos.

Pero la pregunta del millón de dólares es si todas estas personas le van a creer. Sin credibilidad la disculpa carece de sentido. Y en este caso, el medio para hacerlo es clave. Y aquí es donde se equivocó medio a medio. Pedir perdón es un acto emocional, no racional. Las disculpas se sienten, no se entienden. Se hacen en vivo, en un medio caliente como la radio o la televisión, donde la gente puede apreciar la honestidad de la disculpa y juzgarla libremente. La memoria es frágil, así es que un buen recordatorio son las lágrimas de Vidal tras el escándalo del choque en la Ferrari. De acuerdo o no, la gente lo perdonó.

Vidal-llorando

Una entrevista en un diario afín, controlada, mesurada en extremis, calculada hasta en el gesto de las manos, no emociona. No genera empatía. No conmueve. ¿Por qué creerle?

No hay que desconocer el acto, pero es pequeño y no suficiente. Una disculpa es un acto de grandeza y requiere valor. Mucho más que el que se necesita para una entrevista exclusiva.

El Pulso de la Opinión Pública


Tuve la suerte de asistir a la presentación del estudio sobre Periodismo y Redes Sociales, llevado a cabo por el think tank digital de la PUC, Tren Ditgital  y la empresa vanguardia comunicación. Buena presentación, buenas conclusiones y claro está, muchas interrogantes y temas para seguir explorando que se puede acceder aquí.

Pero quiero hacerme cargo de un par. Durante la parte del debate, en donde participaron activamente como panelistas Andrés Azócar (@andresazocar) y  Eduardo Arriagada (@earriagada), la discusión se centró en un pequeño detalle olvidado de una de las slides que hablaban de la utilidad de las redes sociales para los periodistas en Chile.

Un 69% de los encuestados respondió que las usaban para sentir “el pulso” de la opinión pública.

Slide1

Las implicancias, al menos desde mi punto de vista, fueron inmediatas. Lo que nos dicen los periodistas es que la Opinión Pública -ese ente imposible de abordar pero que el periodismo busca interpretar y defender- está vivo en las redes sociales. Se manifiesta de manera inmediata, en tiempo real. Twitter es así su principal caja de resonancia y lo que se dice en las redes es lo que piensa la Opinión Pública.

El simplismo de la afirmación da susto. La sobresimplificación es peligrosa. Frases de 140 caracteres no son capaces de reflejar la Opinión Pública, pero están causando impacto. Generan ruido, amplifican tendencia, ayudan a modelar -incluso- la agenda temática. Por lo tanto -siguiendo la misma simplificación- un tweet que es altamente compartido se considera como algo que interpreta a la opinión pública. Y el que genera más viralización de sus contenidos, es el rey.

Pero no es la opinión pública la que habla allí. Es sólo una muestra. Más segmentada, opinante, vociferante, intolerante, anónima y ahora influyente. La tentación es clara y es que para ser exitoso hay que seguir lo que pasa en las redes, que es como la calle, pero 2.0. Y sabemos cómo eso puede terminar.

El otro detalle que me llamó la atención tiene que ver con la influencia de las redes sociales en los periodistas y en los medios en que ellos trabajan. Un porcentaje importante, 58%, dijo que lo pasaba en las redes sociales marcaba la pauta noticiosa en general. En tanto que un 42% menciona que efectivamente impacta en las decisiones editoriales del medio en el que trabaja.

Slide2

O sea. La redes no sólo son la opinión pública, sino que además definen la agenda. Tal vez me adelanté mucho, pero no deja de ser provocador.

Cómo para seguir la conversación. ¿Es tan así? ¿Está cambiando el periodismo o sólo está cambiando la forma en que se hace el periodismo? Temas para otras columnas, para otras conversaciones.

Tal vez en las redes sociales.

Sobre Storytelling Digital


Esta semana tuve el privilegio de ser invitado a dar una charla sobre storytelling digital en la facultad de comunicaciones de la Universidad Católica. La idea dar una especie de introducción al tema a los nuevos alumnos del diplomado en Redes Sociales y mostrar cómo poder construir buenas historias utilizando las herramientas digitales que existen hoy en día. Así es que gracias a Daniel Halpern @d_halpern por la invitación y la oportunidad.

Pero debo decir también, que me ha llamado la atención el interés que la presentación ha generado en muchas personas y que incluso les hubiera gustado participar. Por lo que voy a hacer una especie de mini-resumen de lo más importante.

Lo primero es entender y creerse el cuento de que el principal rol, función o razón de existir de todos aquellos que nos dedicamos a las comunicaciones, somos en el fondo contadores de historias. Desde el periodismo duro, ese de trinchera o investigación hasta la publicidad más banal, pasando por la comunicación estratégica, la política, la interna, la de los ejecutivos importantes, todos somos contadores de historias. Y no aspiramos a cualquier cosa, sino que queremos contar historias que resuenen, que queden en el tiempo, que marquen una diferencia.

Que sean inolvidables.

Pero en la locura del día a día, de la crisis de corto plazo, del sacar la pega los más rápido posible, nos olvidamos de la necesidad de contar buenas historias. Ese es el foco.

La irrupción de las redes sociales y de la constante y permanente uso de herramientas digitales para comunicarse e interactuar han cambiado la forma en que hoy se pueden construir las historias. Lo digital rompe con la linealidad, la idea de un continuo. Lo digital cambia el foco, desde la importancia de una pieza de comunicación (un comunicado, una artículo, una nota, un aviso) hacia el de una construcción por parte del usuario o de la audiencia. Es una lógica más de “búsqueda del tesoro”, en donde el rol de los comunicadores es el construir las diferentes piezas y luego situarlas en un mapa “virtual” para que las personas vayan armando el rompecabezas. Algo así.

Mapa del Tesoro

Pero esto no cambia algunos fundamentales. El contenido sigue el siendo el rey. Sólo que ahora lo vemos y lo tratamos de manera distinta.

Sin embargo, el contenido no está sólo y tal vez cómo nunca antes, el contexto está más presente que nunca. Desde el macro contexto, de los grandes temas sociales y valóricos en los cuáles las historias se desarrollan, hasta los micro-contextos, más personales e íntimos, que hoy están más expuestos por la creciente proliferación de sensores en todos los dispositivos que conocemos y usamos y que dan lugar a la Internet de las Cosas.

Desarrollar grandes historias que sean capaces de cautivar a la audiencia, de que busque y encuetren su tesoro, y que respondan al contexto cómo esperamos. Ese es el desafío y eso es lo que nos debe quitar el sueño.

Tal vez la próxima ronda debiese ser una especie de foro, e invitando a otros “storytellers” y a ver si se nos ocurre algo nuevo. Quien sabe,

Evento PUC 1 Evento PUC 2 Puc 3
glaciar vica

Hallado en la Traducción


El New York Times publicó algunos artículos en español hace unos meses. Eran traducciones de artículos en inglés publicados poco antes. El primero que encontré fue sobre el acercamiento entre Cuba y EEUU, de tono eufórico. Poco tiempo después encontré otro sobre Venezuela, criticando al gobierno del presidente Maduro. La crítica a Maduro me resultó mucho más fuerte que lo publicado por medios de América Latina sobre el tema. Al principio lo descarté como un efecto de la traducción, que empleaba palabras poco usuales en los medios en idioma español, como “desplomo”. Después noté que el uso de las palabras era deliberado: “rogando”, “mediocremente”, “errático”, “despótico”. Al no usar estas palabras, los medios de la región están enfriando las críticas al gobierno de Venezuela, aun declamando su oposición.

Esto me recordó algo que estudié hace años sobre la relación entre fuentes y medios. Muy jóvenes y muy ingenuos, una clase de estudiantes de comunicación discutimos exasperados la revelación de que todos los medios son pro sistema al depender del estado de derecho. Las personas más indicadas para elaborar sobre el tema son profesores de comunicación como Federico Rey Lennon o Gabriel Curi. Por mi parte, aquí en EEUU he visto periodistas referirse al efecto frío (“chilling effect“). En este contexto, el efecto frío es la inhibición de la libertad de expresión por la amenaza de acciones legales. En lugar de atribuir la virulenta crítica del artículo en español del New York Times a una traducción incompetente, me pregunté si atribuirla a la baja probabilidad de represalias. Ya no causa ninguna sorpresa oír a presidentes latinoamericanos echarle la culpa de todo a los medios. Lo sorprendente es que sea una manera efectiva de enfriar las críticas. Los presidentes culpan a los medios porque funciona.

¿Qué pueden hacer los medios? Al revés de las teorías conspirativas, las empresas más arrogantes del mundo han aprendido a los golpes que no se puede ganar una competencia contra el gobierno. La práctica de comunicación recomienda desactivar el ciclo. En América Latina no tenemos muchos presidentes como Obama, quien dijo “estoy dispuesto a morir defendiendo el derecho de quienes me critican” (que son muchísimos). Para sobrevivir en el ambiente hostil de la región, los medios deben atender su negocio y asegurar que los clientes tienen información sobre algo más que los últimos dichos del presidente. Traducido: en lugar de la tapa, el lugar para rebatir al gobierno es la sección de opinión. Sin ahorrar palabras.

Victor Aimi

www.linkedin.com/in/victoraimi

robots

El ataque de los periodistas robot


Por Víctor Aimi – @vicatoru

Fue un alivio descubrir que uno de los protagonistas de El Periférico, la última novela de William Gibson, es publicista. No importa que el personaje sea un borracho inescrupuloso. Al menos Gibson — quien popularizó el término “ciberespacio” antes de que existiera la web — le dio a las relaciones públicas un lugar en el futuro.

La mayoría de los publicistas reales no hemos tenido el tiempo.

Con la reducción de las redacciones, las noticias instantáneas, el contenido patrocinado y todos los cambios que afectan las relaciones públicas, el trabajo está más exigente que nunca. Para qué imaginar más? Sin embargo, como dice el tema de Soda Stereo, “el futuro sha shegó”. La verdad, me da menos miedo el futuro pos apocalíptico de la novela de Gibson que los periodistas robot de Associated Press. Si te parece increíble, prueba reconocer si estos textos están escritos por personas o por robots. Por mi parte, quedé convencido de que conviene prepararse.

Se me ocurrieron cinco elementos de importancia para el futuro de las relaciones públicas: la narrativa; la amplificación en redes sociales; el sentimiento del público; el formato y el tono de la cobertura mediática. Los cinco están interconectados. Todavía no sé cómo funciona el modelo, pero me queda claro que hay mucho que aprender de la interacción entre medios y redes sociales.

  1. Narrativa

“Si entiendo su método, encontrará una narrativa”, le dice un importante cliente gubernamental al publicista de Gibson. Esto me sonó familiar. No importa cuánto cambie todo, la gente se reunirá alrededor de una buena historia. Supongamos que los robots sean capaces de escribir historias a partir de los datos. Siempre habrá valor en la creación de historias sobre temas para los cuales aún no haya datos. En otras palabras, el papel de las relaciones públicas — y los medios de comunicación — será el de impulsar las historias que la sociedad utiliza para explicar el mundo.

Por otro lado, el futuro sería terrible si nadie cuestionara los datos. Si los datos disponibles sobre un determinado tema fueran incompletos o parciales— o distorsionados — no se podría confiar en las noticias (te suena?). Las historias creadas a partir de datos serían suficientes si las personas fuéramos perfectamente racionales. Como todos sabemos, no es el caso. El Nobel Daniel Kahneman lo explica en su libro Pensando, rápido y lento: “construimos la mejor historia posible con la información a nuestro alcance, y si la historia está buena, nos la creemos”.

2. Amplificación

Los especialistas en redes sociales lo llaman “engagement”. Es cuando la gente amplifica un contenido mediante el botón “Me Gusta”, compartir, RT, etc. Las redes sociales nos dan a publicistas, y periodistas, la oportunidad de interactuar directamente con el público. Muchos medios ya esperan de sus periodistas que promuevan sus artículos a través de las redes sociales. Una consecuencia es el tráfico móvil. Incluso cuando los artículos no fueron diseñados para móviles, la mayoría de los sitios adapta el contenido a smartphones de manera automática, como hace WordPress. En cualquier caso, el valor del contenido compartible se ha disparado. Seguirá en aumento a medida que las redes sociales desarrollan sus ofertas publicitarias y todos luchamos por la atención del público.

3. Sentimiento

Me refiero a las opiniones del público en redes sociales con respecto a los objetivos de comunicación: están a favor o en contra? Las opiniones siempre son en su mayoría neutrales, excepto cuando son muy negativas. Existen herramientas de análisis que emplean algoritmos para identificar el sentimiento del público de manera automática. Estos son robots útiles que pueden detectar cambios abruptos en la opinión pública, señalando problemas inminentes o ataques competitivos. Al mismo tiempo, conviene recordar que en la web es más fácil que nunca organizar equipos humanos (o  casi humanos, de trolls) para atacar a aquellos con opiniones contrarias, como explica Rob Wynne en su excelente artículo sobre el futuro de las relaciones públicas. En todo caso, una de las funciones de las relaciones públicas es atraer partidarios, sobretodo partidarios influyentes, que ayuden a conseguir equilibrio en las opiniones cuando más lo necesitamos.

4. Formato

Creo que todos los medios serán online en el futuro o hubiera llamado a este elemento “tamaño”. Como en Internet el espacio editorial es infinito y nuestra tiempo cada vez menor, algunos medios han comenzado a distinguirse por animarse a hacer notas largas, o “long form”. Los periodistas que escriben estas notas y los medios que las publican son verdaderos innovadores. Mis favoritas son las del New York Times, como “Nevada” o la serie “Las Torres Secretas“, que combinan investigación profunda, fotografía, gráficos animados, audio y video. El resultado son notas que tienen el potencial de fijar agenda. Son las sucesoras de las notas de tapa. Las mismas relaciones de confianza serán necesarias para inspirar su publicación.

5. Tono

La opinión de los periodistas influyentes crecerá en importancia a medida que las redacciones se vuelvan más automatizadas. La crítica inspirada es beneficiosa para cualquier organización dispuesta a aprender. Quizás la mejor oportunidad para las relaciones públicas del futuro será una tradicional: canalizar estas reflexiones críticas de manera de producir cambios positivos en las organizaciones. Identificar las opiniones más certeras, desarrollar las relaciones para entenderlas mejor y darle un lugar a la comunicación en la toma de decisiones será cada vez más importante para las organizaciones que quieran permanecer a flote en el océano de información. Además de desembocar en cobertura más favorable, un programa de relaciones públicas organizado de esta manera tiene alto valor social.

Estos cinco elementos y otros que se te puedan ocurrir están en interacción constante. La narrativa de otros está creando opiniones sobre tu organización. Las ideas de seis segundos amplificadas hoy pueden ser las notas largas de mañana. Las columnas positivas no sobrevivirán si hay sentimiento opuesto generalizado. Creo que la capacidad de gestionar estos cinco elementos y sus interacciones simultáneamente son la clave para el futuro de relaciones públicas.

Es también un montón de trabajo. Creo que vamos a necesitar esos robots para ayudarnos.

Medir para Generar Impacto


Si no se puede medir, entonces no existe. Esa fue una de las grandes enseñanzas que me dejaron más de un década trabajando junto a Microsoft. Una de las compañías más importantes del mundo por donde se la mire, famosa por su obsesión por medirlo todo, incluso aquello difícil de definir, como es el desempeño de relaciones públicas o comunicaciones. Por eso, cuando me enteré que Britt Peemoller, senior PR Manager de Microsoft LATAM, estaría presente en la VI Conferencia de Excelencia en Comunicación Corporativa organizada por Marcus Evans, me atrajo la idea conversar con ella.

Britt

Es que la industria, especialmente en esta parte del mundo, tiene que ser capaz de ir más allá de ese concepto erróneo que es la equivalencia publicitaria. O sea, es una disciplina completamente distinta a la publicidad. La idea de que pueda ponérsele un valor económico similar al de la publicidad es lo que más daño le ha hecho a esta disciplina. Eso y la frase del Free Press. Por eso, cuando alguno de los presentadores alardeaba sobre la calidad de una campaña por el monto de prensa gratuita no sabía que pensar.

“No sólo hay que medir, sino hay que saber qué medir” explicaba Britt durante su presentación y para eso es clave entender el contexto. “No es lo mismo medir la cobertura de una campaña enfocada en un producto que medir el desempeño durante una crisis” explica la ejecutiva.

El contexto es clave.

Por eso, propone cinco escenarios distintos, para los cuáles propone un set específico de variables a medir. “Cada situación es diferente” explica “por lo que debemos ser capaces de entender bien qué es lo queremos medir en cada situación y eso lo definimos internamente con cada una de las líneas de negocios y sus gerentes respectivos”

Picture1

Asimismo, Peemoller explica que todo conjunto de mediciones debe ser capaz de contener tanto mediciones de prensa tradicional cómo de medios electrónicos y sociales. “Al final del día, se trata de generar insights. Ni más ni menos. Con las herramientas que disponemos actualmente podemos tener una gran cantidad de datos, pero es clave darle un sentido y una oportunidad, de lo contrario es sólo ruido” afirma la ejecutiva, quien pone como ejemplo una medición clave que realizan mensualmente, que es la del share of voice, algo así como la participación de mercado, pero aplicado a la presencia en medios de la marca y su competencia. “Esto nos permite entender rápidamente si estamos liderando un tema o bien entender cuáles son las razones que explican un mejor desempeño de la competencia, como por ejemplo un evento de la industria o alguna razón de contexto. Nos permite reaccionar mejor, ser más ágiles” concluye,

Otro de los puntos interesantes de su análisis tiene que ver con la oportunidad del análisis y el reporte. Timing. A su juicio, hay que entender que nos movemos en un mundo que es 24×7 y hay que ajustarse a eso. “No podemos esperar un mes para ver los resultados de una campaña, es mucho tiempo. Por eso tenemos que ser capaces de analizar y reportar con mayor velocidad” explica la ejecutiva, para quien sin embargo esta no es la única dimensión del análisis. “El poseer un amplio abanico de variables a analizar nos permite establecer parámetros o métricas previo a la ejecución. Es decir, predefinir qué significa éxito. “Esto es clave para nosotros, principalmente en términos de credibilidad frente al cliente interno y con respecto a cómo gestionamos el día a día con nuestra agencia de PR”

En definitiva, la medición es uno de esos temas grandes de la industria y que cómo bien dice ella, debemos seguir los Principios de Barcelona establecidos en 2010 y que invitan a dejar de lado la equivalencia publicitaria e ir más allá.

Nuevo Poder, Vocerías y Comunicación


Son sólo alguno de los conceptos que han reflotado a lo largo de la VI Conferencia Anual de Excelencia en la Comunicación Corporativa organizada por Marcus Evans. Debates más, debates menos, las conversaciones estuvieron muy buenas y ayudan a demostrar por qué este tipo de reuniones son valiosas. Tener en una misma sala a más de 30 ejecutivos que son responsables de comunicaciones corporativas, internas, relaciones comunitarias o asuntos corporativos, es una ganancia. Es una oportunidad para compartir mejores prácticas, pero también es el momento de descubrir aquellos desafíos que son comunes a todos. ¿Cómo y qué medir? ¿Quién influye en la agenda? ¿Cómo estructurar un área de comunicaciones? ¿Quién debe liderar comunicación interna? Y así muchas más.

2015-02-18 001 013

Los participantes de la VI Conferencia Anual de Excelencia en la Comunicación Corporativa, en Bogotá. El evento fue organizado por Marcus Evans.

Todas preguntas de las grandes, de esas que merecen un evento por si mismo. Pero durante el segundo y tercer día de la conferencia comenzamos a debatir. En las próximas semanas estaremos abriendo debate sobre éstos y otros temas.

Uno de los temas que más generó debate fue el de las vocerías en las organizaciones. Mariajose Quiceno de Visa, fue una verdadera defensora de la estrategia de utlizar voceros únicos, principalmente la cabeza de las organizaciones, como una forma de agregar valor a la reputación de la empresa. Una estrategia, que si es bien ejecutada, puede traer grandes beneficios. De darle una mirada a los resultados del ranking Merco en Colombia pareciera haber una relación directa entre la reputación del CEO y la de la compañía. ¿Pero es esa la mejor estrategia? Debate entretenido para seguir. ¿Es factible esa estrategia en empresas multinacionales? ¿Qué pasa con la compañía si el CEO se ve envuelto en un tema que impacte su reputación? Preguntas abiertas.

Otro de los temas que me llamó la atención fue la presentación de Coca Cola, con un foco muy fuerte en el poder de los consumidores y redes sociales, y cómo estos están cambiando la naturaleza de las comunicaciones corporativas. Buenos ejemplos e ideas de cómo ha ido variando el mapa, aunque personalmente creo que los fundamentales de la comunicación corporativa no han cambiado, sino que se han modificado los canales y ha aumentado la interactividad entre las organizaciones y sus públicos de interés. Las redes sociales, evidentemente, han ayudado a amplificar el impacto e importancia de organizaciones sociales, pero no creo que toda la comunicación vaya para allá ni sea la causa detrás del los cambios sociales en los últimos años. Mal que mal, las revoluciones son mucho más antiguas que Twitter.  Es cierto, que ahora el contenido ya no está controlado centralizadamente, pero me gusta ser un poco más precavido ante los apocalípticos del cambio total.

En todo caso, campañas como las de GreenPeace en contra de Shell, vía LEGO son un caso de estudio en mismo. Pero también lo es cuando ellos mismos se equivocan groseramente, cómo lo hicieron en Nazca, Perú, hace unos meses al dañar uno de los geoglifos líneas más conocidas -y patrimonio de la humanidad- para hacer un PR Stunt. Tema del que escribí en su momento con una columna titulada “No entender el contexto”

Fueron días muy intensos e interesantes en Bogotá, con la oportuindad de compartir y conocer gente nueva y reencontrarse con viejos y buenos amigos. Me encanta que muchos de quienes participan no sólo son de Colombia, sino que de Chile, Guatemala, Perú, Uruguay, México, Venezuela, Puerto Rico, Paraguay o República Dominicana, por meicionar algunas de las nacionalidades que estuvieron allí. Buen evento de Marcus Evans que me deja pensando por qué no hay algo similar acá en Chile.

Algo habrá que hacer.

Frases Destacadas


Estamos cerrando el primer día en el VI Conferencia Anual de Excelencia en al Comunicación Corporativa en Bogotá y es hora de mirar las frases más destacadas de los tres talleres de hoy. Pocas veces tenemos la oportunidad de compartir con otros profesionales del área para compartir experiencias, buenas prácticas y sobre todo, desafíos comunes.

Uno de los primeros conceptos del día que llamó mi atención lo dio Santiago López de Mesa, quien lidera las comunicaciones internas en Argos, una cementera colombiana que vive un proceso de expansión internacional que incluye lugares tan diferentes como el sur de Estados Unidos o Surinam. Presentó un punto de vista que me pareció muy interesante y es el de aceptar y potenciar la amplia diversidad humana que existen en casi 10 mil colaboradores en todos los países. Y esto lleva a replantearse algunas cosas de manual, como alinear mensajes, centralizar campañas -o campañas enlatadas cómo dijio alguien- y dar por cierto esas verdades típicas en comunicación.

Otra frase que me llamó la atención la hizo Angeles Riñao, de Arcos Dorados -McDonalds- Directora de Comunicaciones para el Caribe y cómo comenzar a cambiar el eje de la conversación cuando tu marca es objeto de tantos mitos urbanos cómo personas en el mundo. Y ella fue capaz de rescatar algo que muchas veces olvidamos al momento de hacer comunicación, y es que es la emoción la única forma de cambiar conductas de las personas, de modificar percepciones. La infromación racional, por si sóla no lo logra. Claro, no es un proceso fácil ni rápido. Pero trabajado en comuniades pequeñas, que son aquellas zonas de influencia cercana a los restaurantes. Vale la pena darle una mirada a la campaña de puertas abiertas de McDonalds en el sitio Come Sanamente, donde muestran cómo funciona un local de la cadena. Y si las personas lo quieren, pueden pedir tiempo en el restaurante de su zona y participar en la visita para experimentarlo de primera mano.

Y otro de los temas de la tarde fue uno de los más complejos y áridos del mundo de las relaciones públicas: la medicion. Britt Peemmoller, Senior Manager de Relaciones Públicas de Microsoft para América Latina nos adentró en las mejores prácticas de la compañía para medir y evaluar el impacto de las actividades y campañas de comunciación en la región. A juicio de ella, hoy es posible medir muchas cosas e indicadores, tanto en prensa tradicional como en Social Media, pero lo importante está es saber qué medir, cómo sistematizar la información y presentarla internamente. Me llamó la atención como presentba la necesidad de elegir los datos y la información a medir dependiendo del escenario, ya que no es lo mismo medir un campaña de producto que una entrevista o una crisis. Hay que tener flexibilidad para entender que no hay una solución única: “One size does not fit all” como dijo Britt.

Tres frases, tres temas destacados, Veamos que nos ofrece ahora la VI Conferencia de Anual de Excelencia en la Comunicacion Corporativa que organiza Marcus Evans acá en Bogotá. Estaremos atentos.

Ya estamos en Bogotá!


Ya estamos en Bogotá, Colombia, para participar en la la VI Conferencia Anual de Excelencia en la Comunicación Corportativa organizada por Marcus Evans. Durante los próximos tres días estaremos actualizando Fuentes Cercanas con la información más relevante, conversaciones y entrevistas con los ponentes y participantes.

Estén atentos a las actualzaciones dle Blog y de Twitter en @mkarich y @fuentescercana para mantenerse al días.

Para quienes vivimos en el mundo de la comunicaciónestratégica-relacionespúblicas-asuntoscorporativos, instancias cómo estás existen muy pocas. No todos los meses es posible reunir en un mismo salón a un grupo de ejecutivos del área para compartan experiencias y puntos de vista en los temas más importantes de la industria.

Serán tres días de mucha conversación y enrequicimiento que estaremos compartiendo con todos ustedes.